Denuncian a médico del Hospital San Borja Arriarán de instruir contenciones violentas a fallecida menor del Sename, Lisette Villa

28 de mayo de 2019 Por Daisy Castillo Triviños
En exclusiva, The Times.cl entrega nuevos antecedentes, hasta ahora no revelados públicamente, de las situaciones que rodearon el fallecimiento de Lisette Villa Poblete, en 2016, quien residía en el Hogar Galvarino, recinto de “acogida”, dependiente del Servicio Nacional de Menores.
Rodrigo Paz, psiquiatra y director de la Corporación SOFINI, es querellante en la muerte de Lisette Villa Poblete y de otros cuatro menores que, estando en las llamadas organizaciones colaboradoras del Sename, donde debían ser «protegidos», terminaron perdiendo la vida. Paz, en conversación exclusiva con este diario digital, adelanta que, próximamente, solicitará que se reabra la investigación por el deceso de Lisette, ocurrido hace tres años.

El especialista indica que tanto al Ministerio Público como al Séptimo Juzgado de Garantía, se les presentaron nuevos antecedentes que ameritan la reapertura de la causa, datos que, dice, “evidencian que la orden de realizarle a la niña contenciones físicas, en cuyo contexto Lisette falleció, provino de médicos del Hospital San Borja Arriarán. Tenemos pruebas de que el médico tratante de la niña –en dicho recinto-, Laura Kamei Torres, instruyó la realización de estas contenciones físicas o mal llamadas contenciones físicas”.

Rodrigo Paz advierte que “encontramos evidencia de que la doctora (Laura) Kamei, anotó en un extracto de la ficha clínica que la niña hacía show, que en los episodios de agitación psico-motora que padecía, eran show, que eran una manipulación de la niña. En dos extractos de la ficha clínica, subidos al sistema informático del Hospital, al que recién pudimos acceder hace un mes, luego de una ardua tarea para conseguir que la Fiscalía nos autorizara a esa documentación que, supuestamente, estaba bajo cadena de custodia, y en esos antecedentes encontramos que la doctora Kamei aparece declarando que la niña (Lisette Villa Poblete) hacía show”.

-¿Se podría pensar que la doctora, Laura Kamei prescribió la realización de las contenciones físicas a Lisette Villa, pero no de la forma en que, en la práctica, las realizaron funcionarias del Hogar Galvarino?

No, ella sabía perfectamente cómo se hacían las contenciones. De hecho, justificaba que se le hicieran ese tipo de apremios ilegítimos a la niña, bajo el supuesto de que hacía show, de que era una niña manipuladora, malcriada.

-¿Cuáles son los pasos judiciales que emprenderá, luego de conocer estos nuevos antecedentes?

Nosotros, hace un mes, ampliamos la querella en contra de la doctora, Laura Kamei y de todos los otros médicos del Hospital San Borja Arriarán y, además, en contra del director subrogante de este recinto, Patricio Vera Cáceres, a quien acusamos derechamente de obstruir la investigación, de adulterar documentos públicos. Tenemos pruebas de que a él se le pidió copia íntegra de la ficha clínica y en vez de entregar la copia íntegra, entregó extractos de la ficha. El doctor, sabiendo de los apremios ilegítimos a los que era sometida Lisette Villa se hizo cómplice y, hasta ahora, el Hospital San Borja Arriarán no ha efectuado ninguna acción administrativa, al menos, para castigar, para sancionar el que uno de sus médicos prescribían la realización de apremios ilegítimos a la niña.

El psiquiatra, Rodrigo Paz sostiene que los nuevos antecedentes con los que, ahora, dispone “van a significar un vuelco en el caso, porque la tesis del Ministerio Público es que Lisette falleció en el contexto de estos apremios ilegítimos, pero el Ministerio Público se sigue negando a investigar a quiénes prescribieron la realización de esos apremios ilegítimos. Hoy, tenemos pruebas de que los apremios ilegítimos fueron indicados por médicos del Hospital San Borja Arriarán, a sabiendas del director del hospital”.

Agrega que en el Hospital San Borja Arriarán se ordenó una auditoría clínica “y hay un médico y una enfermera que realizaron la auditoría y en ésta consta que la doctora, Laura Kamei, indicó la realización de contenciones físicas a la niña (Lisette Villa) y consta también que la médico señala que la menor (Lisette) hacía show”.

¡El silencio del Ministerio de Salud!

-Considerando los nuevos antecedentes que rodean la muerte de la menor, Lisette Villa, ¿debiera haber un pronunciamiento por parte del Ministerio de Salud y, en particular, del Ministro, Emilio Santelices?

Nosotros vamos a pedir al Colegio Médico un sumario ético a todos los médicos del Hospital San Borja Arriarán que resulten responsables de todas estas irregularidades. En este minuto más que pedir pronunciamientos de los ministros de salud actuales y pasados, lo que corresponde es que la justicia actúe. Aquí hay un delito flagrante, tenemos evidencia que las funcionarias del Sename, hoy acusadas por la Fiscalía de apremiar ilegítimamente a Lisette Villa, causándole la muerte, actuaron siguiendo indicaciones expresas realizadas por, al menos, uno de los médicos del Hospital San Borja Arriarán. Tenemos evidencia de que hay otros médicos que hicieron lo mismo.

¡32 nuevas muertes en Sename en tres meses!

Recientemente, se conoció que durante el período enero-marzo de 2019, se han registrado 32 nuevas muertes en el Servicio Nacional de Menores –entre 18 y 58 años- de personas que estaban bajo el “resguardo” del sistema y que padecían problemas de salud. La cifra la entregó el Ministerio de Justicia a la Comisión de Familia y Adulto Mayor de la Cámara de Diputados.

Los decesos, según se informa en el documento, habrían sido por insuficiencias respiratorias, asfixia  por ahorcamiento, shocks sépticos, arritmia, leucemia, heridas de bala, por ejemplo.

Consultado el psiquiatra, Rodrigo Paz sobre esta situación, señala que “son 32 muertes en tres meses, estamos hablando de casi diez muertes al mes. Esto confirma lo que venimos diciendo hace tiempo, el cerrar hogares de niños y mandarlos a sus casas o el realizar programas de tratamiento ambulatorio para niños o adolescentes infractores de ley, es la puerta para que mueran más niños. La mayoría de esas muertes se producen en personas que no están durmiendo en centros del Sename, ni están en instituciones del Sename o en centros privativos de libertad y otros niños que están en hogares de protección padeciendo de graves enfermedades congénitas, neurológicas y sin tratamiento médico adecuado”.  Añade que “¿cuántas muertes no conocidas hay? Por lo tanto, hay muchos más decesos. Esas 32 muertes es una estimación muy inferior a la real”.

Paz afirma que “el egresar a los niños o el evitar que niños y adolescentes infractores de ley ingresen a centros donde puedan, al menos, dejar de consumir droga, es la puerta de entrada para que mueran más jóvenes. La propia Carol Bown -Subsecretaria de la Niñez- declaró, de una manera que me pareció brutal, que muchos de los jóvenes, sobre todo los jóvenes infractores de ley que fallecieron, tenían problemas de dependencia a drogas y frente a lo cual no se puede hacer nada.

-¿Eso quiere decir que un menor, adolescente o adulto consumidor de drogas está condenado a morir y punto, como resultado de su adicción? Hacer ese tipo de conjetura, ¿revela ignorancia y desconocimiento?

Según Carol Bown es esperable que se mueran, porque, según ella, las adicciones no se pueden tratar. La interpelo y le digo que miente, porque cuando un niño o joven, infractor de ley o no, está consumiendo droga, sí se puede hacer algo y lo que hay que hacer es internarlo en un centro cerrado, donde no pueda acceder a las drogas y cuando ese niño o ese joven es desintoxicado y medicado, ese niño no se suicida, ni se anda metiendo en líos. Pero, para eso, hay que tener voluntad política de invertir en la creación de centros cerrados y el problema es que este gobierno ni el anterior tienen la voluntad de hacerlo. Creen que la manera de economizar es evitando que los niños ingresen a centros en los que se puede garantizar su protección integral.

-Cuando asumió la administración del Presidente, Sebastián Piñera, se anunció casi con bombos y platillos que los niños estarían primero, que se iban a crear dos nuevas instituciones para la protección y defensa de los menores. Sin embargo, no hay avances…

Lo único que ha hecho este Gobierno es cerrar centros a mata caballo, mandar a los niños de vuelta a sus casas donde se están muriendo como moscas. Hasta hace un año, de los originalmente 14.500 niños que había en centros quedaban 7.500, por lo tanto, lo más probable es que, hoy día, queden cuatro mil.

-A su juicio, ¿lo que sucede con el Sename es sólo un problema de falta de voluntad política?

Hay una voluntad política clarísima y la voluntad política es egresar a los niños, deshacerse de ellos y dejar que se mueran como moscas fuera de los hogares del Sename.

Fuente: https://thetimes.cl

Publicado en Ficha Clínica y/o Negligencia Médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *