¿Cómo es el protocolo para partos de pacientes con COVID-19 en Chile?

08 de Abril de 2020

De acuerdo al documento del Ministerio de Salud no se cuenta con evidencia suficiente que determine la transmisión vertical de COVID-19 durante el embarazo.

Este martes, médicos del Hospital Regional de Antofagasta adelantaron el parto de una joven de 18 años con coronavirus positivo para evitar riesgos posteriores con la enfermedad, pero ¿Es este el protocolo habitual para pacientes con COVID-19?

La respuesta es, que depende de cada caso en particular y las decisiones adoptadas por cada equipo médico ya que el protocolo establece una prioridad para las embarazadas que hayan dado positivo o sean sospechosas de portar el COVID-19, debido a que pertenecen al grupo de riesgo.

Históricamente, las embarazadas han sido afectadas en forma más severa frente a brotes de infecciones respiratorias en comparación a mujeres de grupos etarios similares no embarazadas, indica el protocolo que detalla además que no se cuenta con evidencia suficiente que determine la transmisión vertical de COVID-19 durante el embarazo.

En el mundo han aparecido casos que algunas embarazadas con la enfermedad han sufrido de partos prematuros, sin embargo, de acuerdo al documento, esta información se basa en en datos limitados y no está claro que estos, sean producto de la infección materna por dicho virus.

En esa misma línea se detalla que las medidas de prevención que deben adoptar las futuras mamás es el quedarse en casa tratando de no recibir visitas para no exponerse, limitando sus viajes a lo estrictamente necesario y solo asistir a recintos asistenciales si presenta síntomas de la enfermedad o algún signo de alarma propio del embarazo.

Asistencia a centros médicos por síntomas

A la hora de presentar síntomas y concurrir a un recinto asistencial, en este caso se deberán activar los protocolos de atención a una persona de coronavirus, contando con su box propio para reducir el potencial contagio a otras gestantes. El médico gineco-obstetra realizará la evaluación clínica correspondiente y se tomará exámenes para nuevo coronavirus.

Toda embarazada sospechosa o confirmada que no requiera manejo de cama crítica, debe ser hospitalizada en aislamiento en la Unidad de Alto Riesgo Obstétrico. Esta se recomienda realizar en una habitación individual.

Al ser ingresada a unidad, la mujer deberá identificar a la persona sana que tendrá la autorización de visitarla durante el transcurso de la hospitalización, la cuál mantendrá un tiempo acotado.

De acuerdo con el protocolo se recomienda privilegiar el ingreso a labores de parto a las usuarias confirmadas o sospechosas de portar el coronavirus, donde se debe mantener una monitorización fetal continua y mantener el acompañamiento significativo con una persona sana durante el parto.

Cabe la pena mencionar que el COVID-19 no modifica el manejo obstétrico estándar, incluyendo la analgesia y/o anestesia del parto, precisa el documento.

Post Parto

Posterior al parto, si la madre, a pesar de lo indicado decide hacer contacto piel a piel, lo hará con mascarilla y lavado estricto de manos. Se deberá dejar registro en la ficha clínica de la información entregada por el equipo de neonatología y la decisión de la mujer.

Además, de acuerdo al protocolo se deberá dar pecho, según la evaluación de riesgo de contagio por COVID-19 por neonatología, tomando las medidas de protección tales como: uso de mascarilla y lavado de manos.

En caso de no estar en condiciones de amamantar, la madre deberá extraerse leche realizando higiene de manos y procurando la esterilización del extractor, de uso exclusivo, en caso de utilizarlo.

El recién nacido será separado de la madre y hospitalizado para monitorizar sus signos vitales hasta que no se descarte la infección en ella y de él. De ser positivo, el neonato debe ser hospitalizado y monitorizarse por 72 horas más.

Si la madre es positiva y la primera PCR del bebé es negativa, se debe hacer una segunda PCR y esperar a que sea negativa.

En caso de que la madre sea portadora de la enfermedad y el recién nacido no, se indicará a la mujer restringir el contacto con el recién nacido solo a los periodos de alimentación y se mantendrá la distancia recomendada con el bebé, la cuál es mínimo un metro.

Alta Médica

El alta médica será otorgada de acuerdo a la evaluación del equipo médico, la cuál se deberá enfrentar a los siguientes escenarios.

Recién nacido COVID-19 negativo y madre positiva: Alta a las 48 horas con medidas de aislamiento para gotitas y contacto por al menos 14 días, además de restringir el contacto solo a la lactancia que deberá ser adoptada con las medidas de protección anteriormente mencionadas.

-Recién nacido COVID-19 positivo y madre positiva: El alta será dada por el neonatólogo. La familia deberá mantener cuarentena total de acuerdo a lo indicado por el Ministerio de Salud. Existirá convivencia sin restricción entre la madre y el bebé, donde además se deberán eliminar los pañales y elementos de aseo en bolsas cerradas.

-Recién nacido COVID-19 negativo y madre negativa: Adoptar los protocolos habituales de altas médicas en caso de parto.

Fuente: https://www.24horas.cl/

Publicado en Ficha Clínica y/o Negligencia Médica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *