Falta de servicio. Juzgado Civil de Santiago condena a Servicio de Salud Metropolitano Occidente por mala administración de alimento parenteral.

El Tribunal estableció la responsabilidad del centro asistencial al programar la alimentación excesiva del menor en tratamiento en el nosocomio que derivó en una neumonía, hecho por el que fue condenada una enfermera en un proceso criminal.

11 de octubre de 2019

El Trigésimo Juzgado Civil de Santiago condenó al Servicio de Salud Metropolitano Occidente a pagar una indemnización de $ 150.000.000 a los padres de un menor que murió por mala administración de alimentación parenteral en el Hospital Félix Bulnes Cerda.
La sentencia sostiene que tal como se dejó sentado en el considerando noveno numeral 9, la enfermera del Hospital Félix Bulnes, doña Ingrid Verónica Amigo Sagredo, fue condenada por el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago en causa RIT Nº 10.129- 2015, como autora del cuasidelito de homicidio del menor Joaquín Allende Saavedra, por la programación inexcusable e inexplicablemente errónea de la bomba de alimentación, situación que le provocó un paro cardiorespiratorio, falleciendo a las pocas horas.
Esta sentencia establece, en forma indubitada e incuestionable, en primer lugar, la falta de servicio alegada por los actores, consistente en la programación errónea de la máquina de alimentación conectada al menor, dado que los servicios de salud proporcionados al paciente, dentro de los que se encontraba su alimentación, -en atención al síndrome de intestino corto que padecía-, fueron otorgados de mala forma, suministrándole un exceso de volumen en un corto período de tiempo.
Agrega que en efecto, la situación descrita no cabe sino enmarcarla dentro de un claro caso de falta de servicio, toda vez que existiendo indicaciones médicas claras y precisas para que el suministro de alimento cumpliera su objetivo en el paciente, en consideración a su edad, peso, y situación de salud particular, evitando efectos que pudieran ser adversos en él, estas indicaciones -establecidas en la ficha clínica y en la hoja llevada al efecto, dejada a la vista en el respaldo de la cuna-, no fueron cumplidas por una clara negligencia o descuido de una enfermera del centro hospitalario

Vea texto íntegro de la sentencia rol 20.771-2015

RELACIONADOS
*Corte de Santiago ordena al servicio de salud pagar indemnización por tardía intervención de recién nacido…
*CS ordenó al servicio de salud indemnizar a madre que perdió hijo por negligente atención de embarazo y parto…

Fuente: http://www.diarioconstitucional.cl

“DOCTOR DEL PUEBLO” CUMPLIÓ SU SUEÑO: ESTE DOMINGO INAUGURÓ CLÍNICA MÓVIL GRATUITA EN PEDRO AGUIRRE CERDA

Luis Astudillo, quien es concejal PS de la comuna, durante mucho tiempo realizó operativos médicos gratis en las juntas de vecinos, iglesias y clubes deportivos del sector para asistir especialmente a los niños y a los adultos mayores. Con este bus, que fue especialmente reacondicionado como clínica, se le dará “dignidad” a los pacientes, remarca.

Luis Astudillo Peiretti (40) se la ha jugado por cumplir sus sueños. El primero fue convertirse en cirujano. El año ’94, tras terminar la enseñanza media en el norte del país, viajó a Cuba y se matriculó en la Escuela Latinoamericana de Medicina, donde se tituló años después como médico general. Este domingo, a las 17:30 horas, el “doctor del pueblo”, como lo llaman los vecinos, cumplirá otro gran anhelo: inaugurará su clínica móvil en Pedro Aguirre Cerda, donde atenderá gratis a los enfermos.

La clínica funcionará en un bus de pasajeros que el especialista adquirió con la ayuda de su familia y que fue reacondicionado por la empresa Vespex. La presentación se realizará en la calle  Clotario Blest, conocida como La Feria, en la intersección con Salesianos. El médico estará en ese punto para despejar todas las dudas e inquietudes de la comunidad.

“DIGNIDAD A LOS PACIENTES”

Hijo de militantes socialistas exiliados, Astudillo vivió parte de su infancia en Río de Janeiro, Sao Paulo y posteriormente en Francia. El llamado de la vocación social lo sintió muy fuerte desde que era niño, cuenta. Sabía que debía prestar asistencia médica gratuita, apoyar a los niños y a los más ancianos, relata a La Nación.

Cuando regresó de Cuba revalidó su título y comenzó a trabajar en el consultorio de Lo Prado, en 2007, donde conoció en terreno la atención primaria. Luego se trasladó a Pedro Aguirre Cerda y empezó a atender en el consultorio Pierre Dubois, en La Victoria; el Centro de Salud Familiar Amador Neghme y el Sapu Villa Sur. Posteriormente fue director interino del Cesfam Barros Luco. En estos centros médicos se involucró con la cotidianidad de los enfermos.

Durante mucho tiempo realizó atenciones médicas en las distintas sedes de las juntas de vecinos, iglesias y clubes deportivos de Pedro Aguirre Cerda. Llevaba sus camillas plegables, su maletín lleno de medicamentos y, entre las seis de la tarde y diez de la noche (incluso hasta más tarde), mitigaba los dolores físicos y del alma de los vecinos. Se dedicó también a la medicina hiperbárica.

Ahora será distinto y para el doctor significará “darle dignidad al trabajo que hago y a los pacientes”

TRES BOX DE ATENCIÓN

La clínica móvil consta de  tres  box de atención, tiene aire acondicionado, lavamanos, baño de urgencia. La empresa Rayen Salud les donará la ficha clínica electrónica, cuenta el médico.

“Esto último nos permitirá también desarrollar la telemedicina. Pretendo sumar a este trabajo especialistas que no tengan que ir a terreno, porque a veces los tiempos son escasos, y nos ayuden a hacer mejores diagnósticos”, señala.

Se atenderán pacientes de todas las edades. “Tendremos prioridades, porque el adulto mayor es el que más necesita. Pero no haremos distinción; tampoco preguntaremos si la persona está afiliada a isapre o al Fonasa”.

Astudillo remarca que la salud de los chilenos no está bien. “Falta una gran reforma, que se aumenten los recursos que se destinan a la salud. Siempre nos comparamos con la OCDE, pero somos un país donde el paciente gasta más de su propio bolsillo y donde el Estado gasta pocos recursos en el sistema público (…) La salud debería ser considerada el primer derecho de las personas, incluso antes de la educación. Tiene que haber voluntad de mejorar y que la salud no siga siendo un privilegio de los que tienen más plata”.

La gente en Pedro Aguirre Cerda te pide que te postules a alcalde. ¿Lo has considerado?

-Estoy enfocado en hacer bien mi trabajo, en salir más a terreno, llegar a más gente y también de ser un buen concejal. No descarto poder participar en otro cargo, pero por ahora es muy prematuro.

Astudillo está emparejado con la nutricionista Daniela González, es padre de Simón (4) y es concejal PS de Pedro Aguirre Cerda.

Fuente: http://lanacion.cl

Legado del doctor Osvaldo Poblete: “Me correspondió organizar la maternidad en Rancagua”

Por

– A sus 27 años fue destinado a servir en la comuna. Desde allí no paró en especializarse en lo que define su gran vocación.

Gina Pérez Orellana

Fotos: Nico Carrasco

Trabajó en el hipódromo desde los 15 años y eso le ayudó a costear su carrera de Medicina. Luego, gracias a una beca en Obstetricia y Ginecología en el Hospital San Borja en Santiago, pudo enfocarse en lo que ha dedicado su vida y por el cual es un reconocido y querido Ginecólogo Obstetra en la comuna de Rancagua. Destinado a quedarse en esta ciudad histórica, recuerda que llegó a hacerse cargo de una maternidad que no tenía nada en el año 1968. En sus propias palabras la definió como “una maternidad muy primitiva. No había ningún control de embarazo, había mucha mortalidad materna y neonatal, cada mil mujeres que daban luz, cien de estos bebés morían. Entonces a mí me correspondió organizar la maternidad”, manifestó.

INICIOS DE UNA GRAN MISIÓN

“Empezamos con la ficha clínica a dividir la maternidad en distintas secciones; embarazos patológicos, puerperios, ginecología, aislamiento, etc. ya que había muchas infecciones. Recuerdo que era una maternidad en un rincón del Hospital Regional, muy pobre, no tenía agua caliente ni médico de turno. Cuando llegué había un doctor de llamado de 08 de la noche a 08 de la mañana, así funcionaba una maternidad regional”, manifestó el doctor Poblete al iniciar la entrevista.

En ese entonces y con 27 años de edad, contaba con todo el empuje y ganas de un recién egresado. El médico jefe que tenía en ese entonces – doctor Osvaldo Ruz- le entregó la misión de organizar el área. Estas son algunas de las cosas que rememora este reconocido médico. Además nos describe que al no existir agua caliente tuvieron que arreglárselas de alguna manera. Gracias a un amigo de él que contaba con un aserradero, le regalaba el aserrín y en un tarro grande lo colocaba a hervir todo el día con una plancha de acero. De esta forma lograban bañar a los bebés recién nacidos. Todo eso cambió para dar paso a una importante transformación en el lugar con los requisitos mínimos para abrir una unidad de Neonatología en el Hospital Regional.

Otro de los problemas que tuvo que enfrentar don Osvaldo fue el de las infecciones debido a que atendían a dos pacientes por cama. “En ocasiones tuve que operar en una noche a siete pacientes y extirpar úteros porque estaban infectadas, fueron tiempos complicados”, aseguró con un dejo de tristeza. Dicha situación llevó a Rancagua a situarse en el ranking de infecciones, algo para nada honroso. “La maternidad de Rancagua se dio el lujo de ser la maternidad que tenía mas infecciones en todo Chile. Cambiamos hábitos y así se logró mejorar logrando ser la maternidad con menos infecciones del país”. Tal hecho hizo que él ganará un premio a nivel nacional el que le permitió viajar a Washington, Estados Unidos, para interiorizarse en laparoscopia quirúrgica ya que en la ciudad sólo existía Rayos. Con la nueva tecnología aprendida logró esterilizar a cerca de cinco mil mujeres, con lo que la mortalidad materna e infantil bajó a cero. “La maternidad se organizó y hubo un control en los temas de maternidad, indicó.

VOCACIÓN

El doctor Osvaldo Poblete es un reconocido doctor de la zona que hoy sigue atendiendo en lo que en sus inicios fue la Clínica Integral, hoy Redsalud, junto a uno de sus hijos, Juan Pablo, quien tiene la misma especialidad de él. “Cuando mi hijo egresó comenzamos trabajar juntos y compramos una propiedad para una consulta. Así llegamos acá pensando en la clínica y un estacionamiento”. Lo que en poco tiempo fue creciendo y se transformó en lo que hoy se puede ver en la principal arteria rancagüina, la Alameda, recinto que cuenta con distintas especialidades, pabellones quirúrgicos y una UCI que en momentos críticos ha llegado a respaldar al Hospital Regional.

El facultativo que hace poco cumplió 80 años de edad, aseguró que no le cabe duda alguna de que se siente completo al poder ejercer la profesión de médico obstetra con una larga trayectoria. Esta emoción lo embarga cada vez que diversas generaciones de mujeres llegan a su consulta para seguir atendiéndose con él. Cree que no habría podido elegir otra profesión. “Elegí mi carrera. La elección de especialidad me llena de alegría al ver a una mamá feliz con su hijo. Un llanto de bebé recién nacido es dar vida, por lo tanto es muy importante para mí que soy pro vida. No me nace interrumpir un embarazo”, señaló tajante.

De esta forma, el doctor Poblete nos deja en claro que toda su vida ha estado marcada por el trabajo, porque no en vano se vio forzado a trabajar desde los 15 años. Hoy padre de cuatro hijos y dos matrimonios, este destacado profesional viajará pronto a Viena como invitado de honor al Congreso Mundial de Obstetricia y Ginecología.

Indemnizan a la hija de una mujer que fue internada por cálculos en la vesícula y murió por un error en el hospital

Una indemnización de 40 millones (55.305 dólares) deberá pagar el Hospital de Quilpué, Región de Valparaíso, Chile, debido a la muerte de una paciente por un mal tratamiento de cálculos en la vesícula.

Lo anterior, luego que la Corte Suprema mantuviese la sentencia en contra del centro asistencial establecida en su momento por la Corte de Apelaciones de Valparaíso, en una determinación alcanzada tras un fallo unánime.

De acuerdo a la sentencia de la Suprema, Avaria ingresó al hospital de la ciudad el 11 de septiembre de 2015, tras ser derivada por un médico particular con exámenes y ecotomografía que arrojaba un “cuadro compatible con coledocolitiasis”, siendo hospitalizada en estado grave, instante en que se le diagnosticó un “cálculo del conducto biliar con colangitis”.

En ese sentido, el 12 de septiembre fue trasladada a la unidad de cuidados medios, momento en que -de acuerdo al documento- se registró por dos días que “se encontraba sedada y prácticamente asintomática”, intentándose posteriormente un régimen liviano, el cual no resultó al presentar la mujer vómitos, volviéndose a un régimen cero.

Según el documento judicial, la víctima se mantuvo “asintomática por dos días y la enfermera constata abdomen sensible a la palpación al tercer día (18 de septiembre). Al día siguiente, a las 12:20 hora local se solicita evaluación por médico cirujano quien prescribe un medicamento”.

Posteriormente, el 20 de ese mes, fue vista por un médico, quien -de acuerdo la ficha clínica- le encontró un “dolor epigástrico en faja, ictericia de escleras y abdomen muy sensible al examen en mitad superior”, derivando en exámenes que dieron cuenta de un “compromiso importante de la función hepática”.

Tras aquello, y sin otra evaluación médica, fue ingresada nuevamente a pabellón el 21 de septiembre, procedimiento que fue suspendido luego que Mercedes presentara -antes de ser intervenida- una “taquicardia, alteraciones a la presión y compromiso general de la paciente”.

Luego de la confirmación de una “taquicardia supra ventricular, extrasístoles complejos aberrantes y trastornos de repolarización”, Avaria fue ingresada a las 14:30 horas de ese día a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), falleciendo a las 20:00 horas por una “falla orgánica múltiple; shock séptico; falla renal aguda; colangitis aguda; colédoco litiasis; coagulación vascular diseminada; hipertensión arterial e hipotiroidismo”.

En esa misma línea, el fallo establece que durante los diez días en que la fallecida estuvo hospitalizada, ésta recibió solo “cinco controles médicos, registrándose, en al menos dos de ellos, dolor abdominal”, añadiéndose también que se mantuvo a la mujer solamente con “sueros y tratamiento sintomáticos, sin antibióticos hasta el 20 de septiembre de 2015”.

Al respecto, el fallo es categórico al señalar que “claramente el Hospital de Quilpué no otorgó a su usuaria doña Mercedes Avaria Avaria, la atención de salud de manera eficiente y oportuna, que requería su patología, ya diagnosticada y grave”.

Por su parte, la defensa del hospital afirmó que “la sentencia adolece de un error manifiesto al establecer la falta de servicio sin comprobar la gestión efectiva del servicio con un estándar legal o razonable de cumplimiento de la función pública”.

Además, exponen que el centro asistencial prestó toda la “atención médica oportuna a la paciente” y que los funcionarios recomendaron un tratamiento concordante al estado de salud de la mujer, esperándose el momento adecuado para operarla, agregando que “lamentablemente las dos intervenciones fallaron debido a la propia patología que presentaba”.

A pesar de estos argumentos, la Corte Suprema rechazó el recurso de casación presentado por el recinto asistencial hace unos meses, con el fallo ya conocido.

Fuente: BioBiochile.

CGR determina que ciertos Convenios que celebren el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género con la PDI pueden contemplar entrega de datos sensibles de beneficiarias.

Deber de confidencialidad.

En la medida que constituya un elemento esencial e indispensable para cumplir sus cometidos legales, lo que debe quedar suficientemente fundamentado en las cláusulas correspondientes.

8 de octubre de 2019

Se dirigió a la Contraloría General de la República, el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género -Sernameg-, exponiendo que desde el año 2006 ha suscrito convenios de transferencia de fondos y colaboración con la Policía de Investigaciones de Chile -PDI-, para la ejecución del proyecto denominado “Intervención especializada en violencia sexual contra las mujeres”, desarrollado por la aludida entidad policial, a través del Centro de Asistencia a Víctimas de Atentados Sexuales de la Región Metropolitana (CAVAS).

Al respecto, el ente contralor indicó que es del caso anotar que en concordancia con el criterio sustentado por la jurisprudencia administrativa relativa al procesamiento de datos sensibles -contenida en los dictámenes N°s. 37.456, de 2010, y 1.780, y 38.604, ambos de 2013- es posible entender que concurre la hipótesis vinculada a la existencia de autorización legal, cuando la información respectiva constituye un elemento esencial e indispensable para que el servicio pueda cumplir sus cometidos legales y el ordenamiento le confiere la atribución para requerirla.

Posteriormente, el órgano contralor sostuvo que según los antecedentes tenidos a la vista, la información a la que pretende acceder el Sernameg incluye “datos sensibles”, ya que se refiere a circunstancias de la vida privada o intimidad de determinadas mujeres, comprendiendo la ficha clínica de las víctimas de violencia atendidas por la PDI, por lo que a tales antecedentes resulta aplicable lo dispuesto en el citado artículo 10 de la ley N° 19.628.

En este contexto y teniendo en cuenta la habilitación que la ley orgánica confiere al Sernameg para solicitar a otros órganos de la Administración los antecedentes que estime necesarios para cumplir sus funciones, Contraloría expresó que es posible sostener que la entidad recurrente puede convenir con la PDI la entrega de aquella información de carácter sensible de que esta disponga, en la medida que constituya un elemento esencial e indispensable para cumplir sus cometidos legales, lo que debe quedar suficientemente fundamentado en las cláusulas correspondientes.

Finalmente y en virtud de lo expresado, el ente fiscalizador concluyó que, lo anterior, sin perjuicio del deber de confidencialidad que tiene el personal del Sernameg respecto de los pertinentes datos, acorde con el artículo 7° de la ley N° 19.628, debiendo ser utilizados estrictamente dentro del marco de las funciones del servicio y respetarse las demás exigencias que para su tratamiento establece el ordenamiento jurídico.

Vea texto íntegro del Dictamen Nº 25.682-19.

RELACIONADO

CGR declara no ajustado a derecho inclusión de acuerdos de confidencialidad en acto de nombramiento de funcionarios públicos…

Fuente: https://www.diarioconstitucional.cl

Mujer acusa negligencia por tardanza en tratamiento de cáncer que la dejó infértil

AYER PRESENTÓ QUERELLA CRIMINAL CONTRA EL HOSPITAL CLÍNICO DE MAGALLANES.

La querellante señaló que el médico que la trataba le solicitó diversos antecedentes siquiátricos para poder operarla, por lo cual aún no es intervenida desde junio.

Con una querella criminal, una mujer busca justicia acusando una negligencia médica en el Hospital Clínico de Magallanes, donde el avance de un cáncer le costó la posibilidad de quedar embarazada.

La querellante de 37 años, de iniciales V.C.R. (resguardó su identidad), señaló ayer en el Juzgado de Garantía de Punta Arenas, donde oficializó la acción judicial, que “tengo un cáncer mamario el cual se descubrió por chequeos, y en el mes de junio el doctor que me atendió condicionó mi atención por haber perdido una hija anteriormente y que tuve una atención psiquiátrica en una ficha médica, algo irrelevante a la patología que padezco. Pidió que me realicen una evaluación psiquiátrica y genética.

Hasta el día de hoy aún no me operan, y lo único que quiero es vivir y no morir, por lo tanto no tengo problema psiquiátrico. El diagnóstico ya es distinto, porque ya no solo tengo cáncer en la mama derecha, sino en la mama izquierda también, lo que cambia mi estado de fertilidad, no puedo tener guagüita como quería, pero si el tratamiento se hubiese hecho del principio esto no iba a pasar. Aquí hubo una demora en el pabellón y llevo un mes sin atención médica y sin evaluación. Saber que tengo un cáncer y que no me operan claro que deprime esta situación, a pesar de ser AUGE, algo que me corresponde por ley. El médico condicionó mi estado quirúrgico, pero el hospital tiene un departamento oncológico que tampoco hizo nada”.

El abogado patrocinante de la querella, Juan José Arcos, manifestó que “esta es una situación lamentable, donde un médico de forma indebida condiciona un tratamiento tan grave como el cáncer a un informe psiquiátrico. La condición de salud mental no tiene relevancia para un tratamiento de una enfermedad que día a día se complica más. Esperar uno o dos meses no es lo mismo que dar el tratamiento en el primer momento. Acá el médico consigue antecedentes sin la autorización del paciente, por lo que acá se constituye una negligencia médica, porque acá estamos frente a una lesión gravísima, toda vez que la persona va a quedar infértil, una condición perpetua, y esto es por la demora del médico que tuvo en su tratamiento. Buscamos que el médico o los responsables sean formalizados y se apliquen las penas y sanciones correspondientes”.

Querella

De acuerdo con la querella criminal, el 22 de junio de 2019, concurrió al Hospital Clínico de Magallanes con la finalidad de efectuar una consulta con un profesional médico: “En atención a que tenía un nódulo en mi seno izquierdo, al llegar a la consulta, fui atendida por el médico don Pablo Bórquez, médico cirujano oncólogo, luego de entrevistarnos un par de minutos y de conocer un poco de mi problema, éste profesional procedió a dilatar mi atención médica, solicitándome que para continuar debía traerle los resultados de un examen denominado “BRCA”, que se me había realizado hace más de 14 años, por lo que sin mediar mayores explicaciones de parte del facultativo médico me retire del lugar”.

El 7 de agosto de 2019, en circunstancias que “concurrí nuevamente a la consulta del médico oncólogo Pablo Borquez M., en donde al entrevistarme con él, nuevamente le manifesté que el resultado del citado examen que me había realizado hace más de 14 años, era parte integrante de mi ficha clínica en el citado nosocomio, y que a la fecha no existía ya como documento que pudiera ser traído a su vista para la supuesta revisión, es en ese instante que me percato que el citado médico había indagado en mi historia clínica, sin mi consentimiento y mi autorización, de otros centros hospitalarios, desde donde había extraído la información de que yo había padecido una depresión endógena, la que se había producido en su momento por un terrible episodio, al encontrar sin vida el cuerpo de mi hija, producto del bullyng que sufrió durante mucho tiempo”.

A mayor abundamiento, “el que se haya ampliado la zona de afectación del cáncer, única y exclusivamente por la falta de atención médica oportuna, me ha significado además de todo el pesar, que ya no sea posible la reconstrucción mamaria por lo cual quedaré con una secuela estética permanente en mi cuerpo, ya que será imposible, por lo anteriormente expuesto, poder optar al implante de seno, todos estos hechos han ocurrido por la falta de diligencia y cuidado del personal médico del Hospital Clínico Magallanes”.

Fuente: https://elpinguino.com

Hombre falleció tras ser dado de alta en la Posta Central luego de recibir dos puñaladas. La PDI investigará una eventual negligencia médica.

Con información de Richard Jiménez.

La Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones inició las indagaciones en el caso de un hombre de 60 años que falleció tras ser dado de alta en la Posta Central luego de ser agredido con un cuchillo por una mujer en Santiago Centro.

Es por esto que la formalización de la mujer, que se llevará a cabo durante esta tarde, puede que quede postergada debido a que dicha investigación deberá incluir los antecedentes de la ficha clínica, que será aportado por la Asistencia Pública, y las conclusiones de la autopsia que hará el Servicio Médico Legal.

Sobre las circunstancias en que sucedieron los hechos y una posible negligencia médica se refirió el fiscal del caso, Fernando Ruiz.

«La mujer detenida le causó dos lesiones cortopunzantes, lesiones que son compatibles con el fallecimiento de la víctima, toda vez que existe en el sitio del suceso gran cantidad de sangre, lo cual hacer presumir, en una primera instancia, que incluso pudo haber perforado alguna arteria. Pero eso es materia de investigación. Puede haber una negligencia médica, pero yo no lo puedo afirmar«, señaló el persecutor.

La familia, que no quiso hablar con la prensa, admitió fuera de micrófono que no comprendían porque lo habían dado de alta al hombre.

Fuente: https://www.adnradio.cl

Chile. Hospital aplicó violencia obstétrica contra mujer como “medida disciplinaria”

La Corte de Apelaciones de Concepción acogió este viernes un recurso de protección presentado por una interna de la sección femenina del Centro de Cumplimiento Penitenciario Concepción, y ordenó al Hospital Guillermo Grant Benavente revisar y adecuar los protocolos de actuación para no repetir situaciones de violencia obstétrica. En un fallo unánime, la Tercera Sala del […]

La Corte de Apelaciones de Concepción acogió este viernes un recurso de protección presentado por una interna de la sección femenina del Centro de Cumplimiento Penitenciario Concepción, y ordenó al Hospital Guillermo Grant Benavente revisar y adecuar los protocolos de actuación para no repetir situaciones de violencia obstétrica.

En un fallo unánime, la Tercera Sala del tribunal de alzada estableció un actuar “arbitrario e ilegal” del centro asistencial al dar de alta a la paciente Valentina Córdova Durán -quien había tenido un embarazo complejo- luego de solo 7 horas de ocurrido el parto, esto como una “medida disciplinaria”.

Por otra parte, se advierte que el hospital no administró la anestesia requerida para calmar los dolores de las contracciones uterinas de la afectada, lo que fue igualmente calificado por la Corte como una decisión “arbitraria, por cuanto no se aprecian fundamentos ni razones que impidieran racionalmente aplicarla”. Junto con ello, se apunta que Valentina Córdova  la pidió “expresamente”.

Hospital Guillermo Grant Benavente

El tribunal concluye señalando que lo ocurrido ha “afectado la integridad física y psíquica” de la paciente “desde que experimentó un dolor y sufrimiento innecesario por no recibir la anestesia solicitada –evidenciando un supuesto típico de la denominada ‘violencia obstétrica’– y porque, además, se vio expuesta a no contar con las atenciones post parto de rigor en virtud de un alta médica precipitada y caprichosa”.

Se sostiene, además, que se trató de “un acto discriminatorio en razón de ser una interna de un centro penitenciario privada de libertad”. A juicio del tribunal, tal “medida disciplinaria” no se habría aplicado “a una mujer que no estuviere en tal condición carcelaria”. Dicha discriminación -añade la Corte- “comenzó desde el momento mismo de registrar sus datos en la ficha clínica y que se materializó consignando su ‘falta de colaboración’, desconociendo el estado de vulnerabilidad en que se encontraba, atendido que padecía un trastorno bipolar agresivo y que se encontraba en pleno proceso de parto”.

La justicia ordenó al Hospital Guillermo Grant Benavente “revisar y adecuar sus protocolos de actuación, conforme a la normativa internacional suscrita por Chile, en materia de atención a mujeres privadas de libertad, embarazadas y/o con hijos lactantes, debiendo informar las medidas adoptadas dentro de un plazo no superior a treinta días”.

Fuente: https://kaosenlared.net

Juzgado de Garantía de Aysén: Decretan arraigo nacional para tres profesionales de la salud por negligencia médica que provocó deceso fetal

Los hechos se registraron en el hospital de la porteña ciudad, entre los meses de enero y febrero del 2018.

El Juzgado de Garantía de Puerto Aysén decretó la medida cautelar de arraigo nacional de Soledad Alejandra Catalán Martínez, Moira Elizabeth Oyarzún Jara y María Ignacia Valdés Iturriaga, imputadas por el Ministerio Público como autoras de negligencia médica. Ilícito perpetrado entre enero y febrero de 2018, en hospital de la ciudad.

En la sesión de realizada durante la jornada del jueves 5 de Septiembre el fiscal Alex Olivero, manifestó en sala que “la víctima Soledad Arteaga Hernández presentaba un embarazo de término sin presentar patologías y con controles al día en el Hospital de Puerto Aysén. El 26 de enero de 2018, y en la semana 40 de embarazo, concurrió a control, detectándole la matrona y los facultativos de turno una baja en el nivel del líquido amniótico, por lo que solicitaron el pronunciamiento del especialista de turno Soledad Catalán Martínez, médico ginecólogo, quien pese a las condiciones que presentaba la paciente y debiendo tener en consideración su avanzado estado de embarazo, solo se limitó a constatar de manera telefónica la información de la paciente, no realizando la intervención exigida conforme a su profesión, cargo y especialidad”, relató el persecutor penal.

El representante del Ministerio Público agregó que “Catalán Martínez, no realizó un examen que permitiese saber con certeza cuál era el estado del embarazo, no dispuso la hospitalización de la paciente a fin de realizar un monitoreo, ni revisó la ficha clínica y los resultados de exámenes previos para arribar de un diagnóstico médico concluyente, dando de alta a la paciente”, comentó el fiscal Olivero, añadiendo que “Posteriormente, en la mañana del 1 de febrero de 2018, la paciente fue a control de rutina del embarazo, indicándole al personal que la atendió que sentía un malestar. Horas más tarde, aproximadamente a las 18.30 horas regresó al servicio de urgencia, acusando la falta de movimientos fetales, pese a ello la matrona que la atendió, Moira Oyarzún Jara, no realizó monitoreo fetal adecuado ni una observación más detallada de la paciente, indicando que los movimientos fetales eran normales, pese a haber tenido que suministrar glucosa a la víctima, tampoco se realizó una evaluación presencial por parte de la doctora de turno, la imputada María Ignacia Valdés Iturriaga, quien se limitó únicamente y con el solo mérito de la atención brindada por la matrona Moira Oyarzún Jara, a dar el alta a la paciente, no pesquisando mayormente en el cuadro que presentaba la paciente. Tampoco realizaron las imputadas las intervenciones exigidas conformes a sus profesiones”.

“Al día siguiente, la víctima se presentó a primera hora en el servicio con la finalidad de ingresar y dar inicio al procedimiento de parto, constatando alrededor de las 9 de la mañana del médico de turno, la ausencia de latidos fetales, siendo derivada de urgencia al Hospital Regional de Coyhaique, donde se confirmó el deceso fetal por sufrimiento agudo con una data de muerte de entre 18 y 24 horas”, concluyó Alex Olivero, fiscal jefe de la Fiscalía de Puerto Aysén.

Finalmente cabe señalar que en la audiencia de formalización de la investigación, el magistrado Rodrigo Grez fijó, un plazo de investigación de 90 días, esto sumado a la medida cautelar de arraigo nacional, para las imputadas ya identificadas.

Fuente: http://diarioaysen.cl

Dos doctoras y una matrona quedan con arraigo nacional tras muerte de bebé en gestación en Aysén

Los hechos investigados ocurrieron entre enero y febrero de 2018 en el Hospital de Puerto Aysén. La mujer afectada tenía 40 semanas de gestación.

Por  / 06.09.2019

El Juzgado de Garantía de Puerto Aysén decretó la medida cautelar de arraigo nacional para tres imputadas por el Ministerio Público, como autoras de una negligencia médica que habría provocado la muerte de un bebé en gestación.

Según consigna Cooperativa, las profesionales imputadas son Soledad Alejandra Catalán Martínez, Moira Elizabeth Oyarzún Jara y María Ignacia Valdés Iturriaga, quienes son investigadas por un delito ocurrido entre enero y febrero de 2018 en el Hospital de Puerto Aysén.

La afectada habría sido Soledad Arteaga Hernández, quien tenía un embarazo de término sin presentar patologías y con controles al día en el mismo recinto de salud.

La mujer fue a control el 26 de enero de 2018 en la semana 40 de su embarazo. Aquel día, la matrona y el personal de turno detectaron una baja en el nivel del líquido amniótico, motivo por el cual pidieron la opinión de la especialista de turno, Soledad Catalán Martínez.

Pese al diagnóstico previo, la profesional se limitó constatar la información a través del teléfono y no realizó ningún examen que permitiera saber con certeza cuál era el estado del embarazo. Tampoco ordeno la hospitalización de la paciente con el objetivo de realizar un monitoreo, ni revisó la ficha clínica ni los resultados de los exámenes previos par allegar a un diagnóstico médico concluyente. Sólo se limitó a dar de alta a Arteaga.

Luego, el 1 de febrero del mismo año, la mujer fue a control rutinario de su embarazo y manifestó que tenía un malestar. Durante ese mismo día, Arteaga regresó al servicio de salud acusando la falta de movimientos fetales. En aquella ocasión fue atendida  por la matrona Moira Oyarzún Jara, quien no realizó el monitoreo fetal adecuado ni ninguna observación más detallada de la paciente, solo indicó que los movimientos fetales eran normales. La otra doctora de turno, María Ignacia Valdés Iturriaga, dio de alta a la mujer, sin verificar las molestias que ésta sentía.

Al día siguiente, la víctima fue al recinto médico para dar inicio con el trabajo de parto. No obstante, cerca de las 09:00 horas el médico de turno constató la falta de latidos fetales.

Tras esto, la mujer fue derivada de urgencia al Hospital Regional de Coyhaique, donde se confirmó el deceso fetal por sufrimiento agudo con una data de muerte de entre 18 y 24 horas.

Todos estos antecedentes fueron presentados en la audiencia y el magistrado fijó un plazo de 90 días para la investigación.

Fuente: https://www.eldesconcierto.cl